Foro ‘Defensa territorial y Medioambiente’ en Cineteca Nacional. Santiago

 

El 12 de octubre, en el contexto de adelanto del Festival Internacional de Cine Indígena de Wallmapu,  que se realiza en Santiago, se presentó el documental ‘IIRSA: la infraestructura de la devastación’ y posteriormente se realizó el Foro ‘Defensa Territorial y Medioambiente’. El foro contó con la participación de nuestra compañera Ely Jiménez Cortés, quién compartió la experiencia del trabajo colectivo que dio origen al video, y problematizó las implicancias de los proyectos IIRSA-COSIPLAN, particularmente, el caso del Túnel de Agua Negra. La Dra. Ely insistió en la urgencia de generar productos de contrainformación que permitan desbloquear los cercos comunicacionales que resguardan el saqueo extractivista; y también la necesidad de articular las resistencias con una perspectiva anticapitalista y descolonizadora. También fueron parte del foro Alfredo Seguel de Mapuexpress y Lucio Cuenca del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales. A continuación reproducimos una breve entrevista a Ely:

 

¿Cómo fue el proceso de producción del video?

Este video es un trabajo realizado entre diferentes colectividades anticapitalistas, que queríamos visibilizar la ofensiva colonizadora de IIRSA. En lo personal, El Kintral venía haciendo investigación en este tema hace varios años (desde la antropología, ciencia política y estudios críticos del desarrollo), y ahí nos encontramos con Grupo Krisis y se abrió un espacio de mucha discusión y difusión, fue en los ciclos de conferencias de Grupo Krisis donde el asunto se posicionó a nivel local y se abrieron diálogos con otros territorios. Pensando cómo se podía visibilizar más el tema, la gente de Pilpilen Negro y Revista Mingako desarrolló un taller de audiovisual, yo participé junto a la gente de Kiltrx Subalternx, y otras individualidades. Fue un trabajo horizontal, realizado bajo el principio del apoyo mutuo. Lxs compañerxs de Pilpilen Negro nos compartieron sus saberes sobre producción audiovisual, pero sobre todo una visión política del video, en ese taller nos vinculamos con una forma de hacer comunicación comprometida con la resistencia al capitalismo. De ese trabajo con Pilpilen Negro no solo quedó el documental, sino experiencias de trabajo colectivo muy riguroso, con mucho esfuerzo; pero eso no quedó ahí, pues lxs compañerxs de Kiltrx Subalternx le han dado continuidad haciendo otros productos de contrainformación, siempre bajo el principio de la autogestión. Y otra cosa super importante fue la música que realizó Animal, un cantautor del semiárido; no hay duda que la música le ha dado un sello muy telúrico, muy especial al documental.

 

¿Por qué crees necesario que las personas vean IIRSA: la infraestructura de la devastación? 
Es urgente romper los ‘cercos comunicacionales’ asociados al avance extractivista. Este es un documental de contrainformación, que fue trabajado colectivamente, para visibilizar la iniciativa de Infraestructura de Integración Regional Sudamericana (IIRSA), que es una plataforma de cerca de 600 proyectos, que potencian el saqueo extractivista. Las obras IIRSA están colonizando nuestros territorios. Hasta ahora, han sido los pueblos y naciones indígenas quienes han resistido con mayor fuerza esta estrategia colonizadora, es muy importante conocer su lucha, aprender de ella.

El video plantea esta avanzada de IIRSA-COSIPLAN como parte de una larga historia de colonización y despojo. De hecho el documental presenta una narrativa histórica que se opone a la versión oficial, enfatizando el uso sistemático de la violencia como estrategia de ocupación territorial. Por otro lado, el video articula esa historia con una caracterización de la coyuntura también marcada por la violencia. De ese modo, se hace un llamado a reflexionar críticamente sobre el uso de la violencia estatal, puesta al servicio de la expansión extractivista. Otro elemento importante es la presentación de información detallada y relatos que dan cuenta de conflictos fuera de la región chilena. En ese sentido, el documental hace un llamado a la resistencia, partiendo de la base que la resistencia es posible, pues así lo demuestran los pueblos y naciones indígenas de Abya Yala. Recomiendo el documental a todas las personas que están cansadas de la manipulación mediática de las empresas de comunicación chilena, a quienes están cansadas del adormecimiento de la academia neoliberal, a quienes buscan otras respuestas, y también otras preguntas.
Frente a la devastación territorial, las colectividades, pueblos, comunidades en resistencia nos encontramos en condiciones de extrema desigualdad, por eso entendemos la producción de contenidos propios como una tarea urgente. Pensamos este video como una herramienta de ‘guerrilla comunicacional’, que se trabajó de manera colectiva y autogestionada. Es un trabajo que ‘recicla’ imágenes y las resignifica, de esta forma subvierte los discursos dominantes. Este documental ha sido un provocador de debates, por todo eso hacemos una invitación a que lo vean, ojala en colectivo, y que se converse, se critique, se reflexione.

 

¿Cuán vigente es este documental?

El documental es completamente contingente. Hace menos de una semana se realizó en La Serena la Reunión del Programa Territorial de Integración (PTI) Túnel de Agua Negra, que es un proyecto prioritario de IIRSA-COSIPLAN; esta fue una reunión de tecnócratas. Paralelamente, grupos que resistimos el extractivismo, realizamos las “Jornadas por la defensa de los territorios… Fuera IIRSA-COSIPLAN’ en dependencias de la ULS que fueron tomadas para dicho evento. En estas jornadas participaron colectividades e individualidades de diferentes territorios y se logró visibilizar el rechazo al Túnel de Agua Negra, que se ubicaría en la parte alta de la Cuenca del Elki. Muchas de las personas que participaron en los conversatorios, foros y también en la calle, se acercaron al tema gracias a este video. En el norte semiárido y creo que también en otros lugares, este video ha sido clave como herramienta de agitación y propaganda.

Fuera de Chile, cabe señalar que el último mes se ha reactivado con muchísima fuerza el conflicto por la carretera del TIPNIS (Bolivia), que es un proyecto asociado a IIRSA-COSIPLAN, aun cuando su financiamiento no venga de ahí. También en Bolivia, es fuerte el conflicto por Cachuela Esperanza, que es un proyecto hidroeléctrico de la cartera IIRSA-COSIPLAN. Estos son solo unos ejemplos, hay más, y de total actualidad, estamos hablando de sucesos que están ocurriendo ahora mismo.

 ¿Qué nos puedes contar sobre el foro después del documental?

Estuvo bien interesante, era un lugar muy distinto a los espacios donde solemos trabajar y no sabía cómo iba a resultar, pero la gente responsable del evento nos recibió muy bien. Con los otros participantes de la mesa coincidimos en la necesidad de hacer una lectura más amplia, yo diría más geopolítica, de los conflictos locales. Claro que yo traté de enfatizar nuestra posición de critica radical al capitalismo e insistir en la urgencia de articular las resistencias locales de forma autónoma, en procesos autogestionados, y también la necesidad de subvertir esta subjetividad neoliberal desde la perspectiva del apoyo mutuo. Se habló de varios temas, pero el contexto propiciaba más la entrega de información que el debate, espero que la gente que fue vea nuevamente el documental, lo reflexione y lo comente. Al inicio no sabía que esperar del espacio -estábamos al lado de La Moneda, ese es un dato no menor, creo-  pero me encontré con gente super interesante que fue motivada por la temática indígena, quizás tampoco sabían qué esperar del espacio, pero estaban ahí, y todo esto sirvió para conocerse y hacer contactos. Fue una buena experiencia, me quedo con la sensación que hay que trabajar más el tema IIRSA-COSIPLAN en Wallpamu, y que hay mucho trabajo por delante, pero también me queda la sensación que es bueno estar en ese tipo de espacios, discutiendo obviamente. En verdad creo que debemos dar la pelea en todos lados, cuando hay que salir a la calle, salimos, pero cuando haya que estar en foros también estaremos, disputando la palabra. Obvio que hay limites, pero nuestros principios son claros, y no dejaremos que se domestique nuestra critica, no somos tan inocentes. Marchas, tomas, conversatorios al aire libre, foros académicos, en dónde sea tenemos que instalar el debate, agrietar el sentido común capitalista, subvertir los discursos dominantes del Estado y el capital. En resumen, fue una buena experiencia, recomiendo las películas y documentales, al menos las que vi, estaban bien buenas, bien criticas y sobre todo muy actuales, lejos de los estereotipos folclorizantes, no sé si todas sean así o justo me tocó ver esas, no sé, pero les aconsejo darse una vuelta por el festival o ver si están disponibles en la red.